«Muebles de baño que recogen el estilo Midcentury»

Es probable que el término Midcentury nos suene lejano y, sin embargo, es un estilo decorativo que siempre ha estado ahí pero, probablemente, lo hemos nombrado poco. Para comprender los valores del estilo Midcentury, tenemos que remontarnos al Modernismo. El modernismo fue un movimiento artístico y cultural de finales del siglo XIX principios del XX, que buscaba una estética más futurista. A principios de siglo se buscaba un nuevo sentido de los espacios, más funcional, más útil. Se fusionaban conceptos de industrialización y productividad con los los cambios estéticos que éstos supusieron.

El modernismo siguió evolucionando hacia otro modelo más innovador: el MidCentury Modern. Movimiento aplicado a la arquitectura, al interiorismo, a los productos y al diseño gráfico que se desarrolló a mediados del siglo XX. Se enfocó hacia acabados mucho más sencillos, sin muchos detalles, pero con una alta funcionalidad. De ahí que siempre cumpliese con las características de ‘función y forma’. Destacado por sus líneas sobrias y por las formas geométricas, combinando interiores y exteriores.

¿Cuáles son las claves del estilo Midcentury en decoración?

  1. Formas sencillas, lineales y limpias. Una de las características esenciales del estilo de decoración mid century es la sencillez. Muebles, decoración y el resto de los elementos deben ser de líneas simples, con escasa –y casi nula– aparición de adornos o elementos extra. El mobiliario es funcional y práctico, por lo tanto prescinden de cualquier elemento innecesario.
  2. Elementos estructuralistas e influencia industrial. Se muestran las formas y las estructuras, no se esconden. Porque forman parte de la belleza racional. Se impone una estética mecanicista que aún hoy en día está de rabiosa actualidad. Las estructuras y otros detalles de hierro.
  3. Prevalece la naturaleza, adaptando la vivienda a ella y utilizando elementos materiales naturales como la madera. En su afán por lograr ser un estilo apegado a lo natural, la madera surge como el elemento base. Está presente mayormente en el mobiliario, respetando su belleza y colorido original.
  4. Elegancia sutil, pues aun siendo formas simples, se elaboran diseños con elegancia. Sin complicaciones. Quizá esa apuesta por la sobriedad en el diseño de los muebles es lo que hace que el Mid Century no pierda vigencia. El mobiliario se basa en la geometría básica, muy en la línea del estilo nórdico en cuanto a formas.
  5. Colores sobrios, rompiendo con el estallido que aportaba el Pop ArtEl objetivo es conseguir un look relajado de ahí que sea frecuente recurrir a una paleta cromática que se denomina tono sobre tono. Quiere decir que tanto en las paredes como en el suelo y en las piezas de mobiliario de mayor volumen se usan los mismos colores neutros (blanco, marrón, beis o gris)
  6. Los metales, sí, gracias. Se abandonan el acero, romo y plata. Son el bronce (o también oro rosa) y el dorado oscuro los que ponen brillo en los ambientes. Con ellos se ilumina la estancia.

 

El estilo Midcentury en el baño

Los conceptos anteriormente descritos, cuando se trasladan a la estancia del baño, se recrean espacios de atmósfera chic, sofisticada, de corte modernos. Con los muebles de baño de la nueva colección VELVET nuestro baño adquiere el sabor de los años 50 con los valores funcionales de la actualidad. Para poder crear un estilo de baño de esta época, la Colección VELVET ofrece:

a) Acabados en Roble Trebino con interiores en madera  con el mismo acabado.
b) 2 Posibles configuraciones: doble puerta o puerta + cajones.
c) Líneas de diseño sencillas y racionales en las versiones apoyado a suelo con las patas ligeramente inclinadas y la versión del mueble de baño suspendido.
d) Los complementos perfectos. El valor de la naturaleza se ensalza a través de las encierras de mármol o los modelos de espejos redondos, octogonales, rectangulares con enmarcados metálicos en negro o dorado.
e) Muebles para el baño pero también para el hogar que nos permite crear un nuevo concepto de baño-suite en el que, además del modelo para el baño, podemos combinarlo y conjuntarlo con otra pieza semejante para la estancia del dormitorio.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *